Easy Responsive Tabs to Accordion
INTERÉS

19-09-2018

Internos de la cárcel de Olmos y un hermoso ejemplo


Internos de la cárcel de Olmos elaboraron y donaron diez atriles dobles, veinte pizarrones, veinte sillitas de madera y un sillón para que 70 chicos que asisten al Jardín Maternal N° 4 de Los Hornos, puedan realizar actividades artísticas.

4
La entrega de la obra solidaria se concretó en las últimas horas luego de que la directora de la entidad escolar, Elizabeth Larocca tuvo un primer contacto con autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Elizabeth contó que “fue el año pasado cuando desde la cárcel se contactaron con nosotros hacernos llegar una donación de impresoras y computadoras que habían sido reparadas por los internos. Y ahora, este año, en el marco de un proyecto institucional de arte que tenemos se me ocurrió llamarlos porque sé que los reclusos hacen manualidades y le transmití nuestra necesidad de atriles”, explicó Larocca, quien se manifestó emocionada por la sorpresa que constituyeron la llegada de pizarrones y sillas.

El ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, destacó la labor solidaria. “La gobernadora María Eugenia Vidal nos ha pedido que propiciemos proyectos de integración con la comunidad a través del desarrollo de acciones de responsabilidad social donde se presten servicios o se elaboren bienes destinados a entidades que lo necesiten”, afirmó el ministro.

En esta oportunidad, integrantes de los talleres de carpintería y tapicería de la Unidad 1 Olmos trabajaron en conjunto para hacer llegar a los chicos atriles dobles, pizarrones, sillitas de madera y un sillón. Todo será aprovechado por los niños de entre 45 días y 2 años que asisten al Jardín.

El Jefe del Departamento Regional de Cultura Laboral del Complejo Penitenciario Olmos, Nelson Duarte, detalló que en la actualidad “diez internos de la Unidad 1 se desempeñan realizando tareas de carpintería y otros diez hacen lo propio en un taller de tapicería”. Al respecto, Hugo Piedrabuena, director de la cárcel, subrayó “la excelente predisposición que tienen los internos para ayudar a los chicos. Se entregan a su tarea de muy buena manera”.

“La realización de este tipo de acciones contribuye principalmente de dos maneras con la tarea de resocialización que tiene el Servicio Penitenciario Bonaerense, por un lado enseña a desarrollar oficios a los internos en su custodia y por otro fortalece los vínculos entre estos y el resto de la sociedad”, agregó Piedrabuena.

Juan tiene 35 años y es uno de los internos solidarios. “Aprendí el oficio de carpintero de adolescente y ahora acá, en la cárcel, capacito de manera continua a mis pares”.

“Me llena de orgullo que los chicos puedan disfrutar de lo que nosotros hicimos con nuestras manos”, afirmó Juan sobre la donación al Jardín Maternal.

En base a la utilidad que tienen los elementos producidos en la Unidad 1, ya se encuentra en vista otra donación similar para otra institución educativa.

Untitled Document