Easy Responsive Tabs to Accordion
ECONOMÍA

30-05-2018

Luz, gas, alquileres, nafta y transporte en la era Macri: subas de hasta el 1800%


La inflación acumulada en la era Macri se acerca al 100% pero los salarios apenas crecieron un 69% en promedio. Además los servicios públicos se llevan cada vez más una porción mayor de los sueldos.

Mientras el Senado de la Nación se apresta a convertir en ley el proyecto antitarifazos el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dio a conocer un informe en el que da cuenta de los principales aumentos que experimentaron los servicios públicos desde la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada.

Por caso, advierte el informe del CEPA, la tarifa de luz lleva un aumento acumulado desde diciembre de 2015 del orden del 1.400% y se prevé que para fin de 2018 la tarifa sea un 1.800% superior a la que se pagaba exactamente tres años antes mientras Macri asumía la presidencia.

En el caso del gas el tarifazo sigue una deriva similar y en la actualidad se paga un 1.200% y se espera que para cuando se cumpla el tercer aniversario de la gestión Cambiemos la suba acumulada alcance el 1.520%.

La inflación acumulada en este mismo período llega el 90%; sin embargo, los salarios subieron a un ritmo mucho menor: 69% en promedio.

Además de la consecuente pérdida de poder adquisitivo del salario que implicaron los aumentos salariales por debajo del ritmo inflacionario, el CEPA reveló también que la proporción del salario destinado al pago de los servicios públicos creció de manera abrupta obligando así a la familia a recortar gastos por otro lado para poder hacer frente a los tarifazos.

La inflación acumulada entre diciembre 2015 y marzo 2018 alcanzó el 90% mientras los salarios subieron en promedio un 69%
Twitear

Así, por ejemplo, las boletas de luz pasaron de representar en diciembre de 2015 un 0,3% en promedio del salario promedio a un 3% de los ingresos apenas tres años más tardes.

Lo mismo sucedió con el gas cuyas facturas al momento de la asunción de Macri representan en promedio el 1% del salario de un trabajador y ahora insume el 7,9% de sus ingresos.

En el caso de los alquileres el peso sobre los salarios es todavía mucho mayor. Mientras que en diciembre de 2015 insumían el 12,7% de un salario promedio en la actualidad el alquiler se lleva más de un cuarto de los ingresos de un trabajador, el 26,1%.

Untitled Document