Easy Responsive Tabs to Accordion
CULTURA

25-02-2018

Buenos Aires, primera en atracción de talentos en América Latina


Vivir en un lugar seguro, andar en bicicleta, estar bien conectado y -por supuesto- tener un buen trabajo, son algunas cosas que un profesional joven y talentoso considera cuando tiene la posibilidad de elegir en qué ciudad del mundo vivir.

Visto así, no es raro que las ciudades de tamaño intermedio le estén ganando a las grandes capitales, si tienen una buena conectividad física y tecnológica.

Según el Índice Global de Talento y Competitividad (GTCI), las mejores ciudades del mundo para crear, atraer y retener talento son: Zúrich, Estocolmo, Oslo, Copenhague y Helsinki. Siguen Washington DC, Dublín, San Francisco, París y Bruselas.

"Las ciudades son laboratorios perfectos. En muchas urbes, la promoción de la diversidad ha generado avances significativos, especialmente desde el punto de vista de la inclusión", escribió Bruno Lanvin, coeditor del informe.

América Latina no tiene un liderazgo a nivel global en la atracción de talentos, pero al menos logró que diez de sus ciudades entraran en esta lista (que incluye el análisis de un total de 90 urbes alrededor del mundo).

Buenos Aires ocupa el primer lugar en América Latina y el puesto 35 en el ranking global.

"En la ciudad de Buenos Aires hay buenas universidades y nuevos polos de desarrollo dentro de la ciudad, donde los jóvenes pueden trabajar en zonas más accesibles y con mejor calidad de vida", dijo Diego Kirschenbaum, director de la consultora Capital Humano.

"La mayoría de los candidatos que buscan trabajo en Buenos Aires son argentinos, pero en el último tiempo, hemos visto que están postulando profesionales de Venezuela, Colombia y Ecuador", afirmó.

A Buenos Aires le siguen Ciudad de México, San Pablo, Santiago de Chile, Montevideo. Río de Janeiro, Bogotá, Lima, Quito y Brasilia.

Las ciudades líderes a nivel mundial, según los expertos, tienen sistemas educativos que se adaptan a lo que necesita el mercado laboral, empleos flexibles y regulaciones que facilitan la creación de startups o el emprendimiento.

A lo anterior se suma una "sensación de ciudad global", una característica que también fue incluida en el estudio.

Ahora bien, tampoco son paraísos.

Aunque es cierto que ofrecen posibilidades difíciles de igualar, también arrastran problemas de segregación, desigualdad y otros males que, por muy desarrollado que sea un país o una ciudad, siguen presentes.

Algunas críticas a las "ciudades talentosas", dicen que, por ejemplo, tienen menos mujeres egresadas de las universidades y de los programas de doctorado; que hay menos presencia femenina en los directorios de empresas y que -en algunas partes- hay poca tolerancia con las minorías.

Untitled Document