Easy Responsive Tabs to Accordion
INTERNACIONALES

07-02-2018

Melania niega otra vez la mano a Trump y vuelven los rumores


Las cosas no parecen andar muy bien entre Donald Trump y su esposa Melania. La ex modelo y primera dama lo dejó claro el lunes cuando, rumbo al helicóptero presidencial en Washington, rechazó la mano de su marido. La relación entre el presidente y su mujer ha sufrido un desgaste en las últimas semanas tras destaparse el escándalo de Stormy Daniels, la actriz porno que tuvo una aventura con Trump en 2006.

Durante días, Melania tomó distancia y desarrolló una agenda separada, llegando a cancelar su viaje a Davos con Trump. Y la semana pasada ambos retomaron las apariciones juntos.

Pero el lunes ocurrió algo que para muchos pasó inadvertido, pero que quedó registrado en un video de la NBC News que se viralizó en las redes sociales y desató un mar de rumores sobre la relación de la pareja. Mientras caminaban hacia el helicóptero oficial Marine One para un viaje a Ohio, Trump intentó tomar de la mano a su esposa, pero se encontró con la manga de su elegante tapado amarillo. En el video se ve cómo la primera dama trata de evitar la mano de Trump y sigue andando incluso cuando él trata de agarrarla para saludar a las cámaras.

Este hecho desató una ola de críticas y comentarios del estilo de “Está muy claro que Melania prefiere llevar su cartera que la mano de Trump”. Y es que la escena, en el jardín de la Casa Blanca, habla por sí sola.

A mediados de enero, la prensa sacó a relucir que los abogados del magnate republicano pagaron a Daniels 130.000 dólares para tapar la relación extramatrimonial del ahora presidente, que ocurrió semanas después de que Melania diera a luz al menor de los hijos de Trump, Barron Trump.

Según los diarios de EE UU, la revelación enfureció a Melania, que canceló sus compromisos y viajó a la mansión de los Trump en Florida para desconectarse unos días. En las redes, el día que cumplió un año en la Casa Blanca, la primera dama subió una foto de ella con un soldado de la escolta presidencial, un gesto que se interpretó como otro desaire a su polémico esposo.

La semana pasada, Melania reapareció y estuvo en el discurso del Estado de la Unión que dio Trump en el primer año de gestión. Pero no fue, como se creyó, un guiño de reconciliación. De hecho, la pareja llegó en autos separados a la cita en el Congreso, y lo único que intercambiaron esa noche fue un lejano saludo con la mano que hizo el presidente desde el atril.

No es la primera vez que los Trump tienen un desencuentro en público. Melania ya evadió la mano del presidente cuando descendían del avión presidencial en la visita oficial a Israel en mayo de 2017. Apenas un día después, la primera dama pareció repetir ese gesto a poco de aterrizar en Roma, y también se la vio hacer mohines desagradables tras el discurso de investidura. Si bien la relación entre el mandatario y su tercera esposa nunca fue perfecta y generó toda clase de suspicacias, ahora parece estar atravesando una de sus peores etapas. Y cuando los focos están puestos en ambos más que nunca, el malestar de la glamorosa ex modelo es muy difícil de disimular.

Untitled Document